• 16 mayo, 2022 10:45 pm

Review | Uncharted: Fuera del Mapa

La historia entre los videojuegos y el cine no ha sido muy satisfactoria que digamos, y en todos estos años hemos tenido intentos bastante malos de adaptar las historias que todos amamos a la pantalla grande. Con la creación de PlayStation Productions la puesta en marcha de proyectos dedicados a otro tipo de público ha dado frutos en cintas como “Uncharted: Fuera del Mapa”, la próxima serie de The Last of Us en HBO y el largometraje de Ghost of Tsushima que ya se encuentra en desarrollo. No obstante, en esta reseña hablaremos de Nathan Drake y sus aventuras protagonizadas por Tom Holland.

El anuncio de una adaptación fílmica de la historia de acción y aventura creada por Naughty Dog se dio hace ya algunos ayeres, concretando por fin los esfuerzos en una precuela que ponía al frente de la historia a Tom Holland (Spider-Man: No Way Home) y Mark Wahlberg (Transformers) quienes darían vida a Nathan Drake y Victor “Sully” Sullivan, que muy al estilo de las cuatro entradas a la franquicia principal, que estrenó en 2007 en la PS3, nos llevan unos cuántos años hacia el pasado para enfrascarnos en una trama ubicada en una etapa de la vida de Nate en la que ni siquiera se había planteado todavía el convertirse en un caza recompensas experto.

De acuerdo a algunos cálculos realizados por su servidor, la edad de Nathan Drake en esta película ronda los 23 años lo cual dejaría claro que estos hechos vistos serían más o menos 8 años antes de la búsqueda por El Dorado que vimos en “Uncharted: Drake’s Fortune”. Como era de esperarse, el largometraje trata de explicar cómo fue el primer contacto entre esta pareja de exploradores y aventureros que todos amamos, aunque falla un poco en ello al ser bastante breve y no dejar tan claro cuál es la relación entre Sully y Sam, el hermano mayor de Nate. Si bien es satisfactorio conocer un poco del cómo se ganaba la vida nuestro protagonista, me hubiera encantado que para una persona sin contexto de nada sobre ello entendiera sin mayor complicación este “triángulo”.

Por otro lado, el desarrollo sobre este hilo histriónico nos coloca en la primera gran misión de Nathan Drake que consiste en encontrar el tesoro de Fernando de Magallanes, que aparentemente ha dejado escondida una fortuna en las lejanas tierras europeas de Barcelona. Si algo me gustó de la película es, precisamente, la forma en la que adapta la manera que tiene Uncharted de combinar acción con la resolución de puzzles, enfrentamientos intermedios con villanos y con todo ello llegar al momento final, lleno de balaceras y explosiones por doquier. Sin duda alguna, la esencia original de la directora del primer juego, Amy Henning ha sido heredada por completo y si eres fan seguro esbozarás una sonrisa la mayor parte del tiempo.

Resulta bastante satisfactorio encontrarse también con referencias directas a la saga, como la popular escena del avión que se ve en los trailers, tomada casi de forma exacta de Uncharted 3: Drake’a Deception o la famosa subasta que seguramente acabas de volver a vivir de Uncharted 4: A Thief’s End, que por cierto se encuentra disponible en la colección remasterizada de PS5 que también verá la luz muy pronto en PC. Otros sutiles homenajes los encontramos en el muy común “oh, crap!” que tantas veces pronunció Nate en sus aventuras, el anillo de Sir Francis Drake, algunas vestimentas extraídas del demo de presentación de E3 2006 y hasta la presencia del actor de voz, Nolan North que me hizo gritar cuando estaba en la sala de cine, ya que no lo veía venir.

Personalmente también creo que Tom Holland, Mark Wahlberg y Sophia Taylor Ali representan bastante bien a sus contrapartes de los videojuegos. De inicio me costó un poco de trabajo dejar de ver al propio Holland en otro papel que no fuera de Peter Parker, pero poco a poco notaba en él ciertas, actitudes, humor y hasta bromas características del propio Nathan Drake que me hicieron volverme fan de su interpretación. El que se queda un tanto corto como villano es Antonio Banderas, ya que además de ser muy cliché, tampoco es amenazante en ningún momento, alcanzando casi el mote de “mediocre”.

De igual forma me agradó el cambio de locaciones, los viajes por algunas partes del mundo, la exploración de templos, cavernas, playas y selvas que son tan característicos de la saga de Uncharted y que si deciden ampliar en el mundo cinematográfico seguramente conseguirán también transportar al espectador en una montaña rusa de emociones alrededor del globo. Si a mí me lo preguntan: claro que me encantaría ver una secuela de esto, sobre todo para saber cómo llegaron al punto de querer arriesgar todo por el todo en la búsqueda del tesoro más grande de todos los tiempos, la ciudad perdida de El Dorado.

En conclusión, Uncharted: Fuera del Mapa es una película de acción bastante divertida, que sin duda alguna será del agrado de fans de los videojuegos y también de los que solo están en búsqueda de una agradable combinación de humor, acción y aventuras con toques de investigación. El trabajo de Tom Holland como Nathan Drake se me hizo adecuado y si le dan una secuela, yo la aceptaría sin ningún tipo de problema. Como fan y como critico te digo: ve al cine y disfrútala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.