• 21 mayo, 2022 10:29 am

¿Cómo está nuestra estabilidad física y mental a dos años de pandemia?

En marzo de 2020 las autoridades sanitarias de México determinaron que, para evitar contagios de COVID-19, debía guardarse distanciamiento social, con lo cual una parte importante de empresas y fuentes de empleo mandaron a sus hogares a sus trabajadores.

Ahora es abril de 2022 y ya tuvieron lugar los procesos de vacunación y refuerzo en el país, de manera que el regreso a las oficinas bajo un esquema híbrido es un tema que se está poniendo sobre la mesa y que podría acarrear mejoras a la salud mental de empresarios y empleados.

¿Cómo está nuestra salud física y mental?

El anterior punto está en línea con un nuevo estudio elaborado por Comunal Coworking, cuyos insights incluyen que el 38% de los líderes y el 42% de los trabajadores están de acuerdo con que el trabajo remoto aumentó la productividad, pero impactando negativamente en su estabilidad física y mental.

De hecho, es el 39% de los jefes y el 41% de los trabajadores quienes coinciden en que el bienestar físico y mental está afectado, en parte como resultado de problemas de desconexión digital y reuniones largas y agotadoras -escenarios que fueron citados por un 34% 20% de los empleados encuestados en el estudio, respectivamente.

A dos años de pandemia está claro que hay beneficios concretos ligados al trabajo remoto, siendo algunos de ellos evitar la pérdida de tiempo por trasladarse a la oficina (81%), esquivar gastos (68%), estar más cómodo (63%) y tener más tiempo con la familia (50%).  

Pero es momento de tomar acciones para velar por el bienestar físico y mental de trabajadores y líderes.

¿Qué sigue?

Tooru Ychikawa, Head de Change Management de Comunal Coworking, dice que el futuro es alentador para los trabajadores, pues casi el 100% de los líderes afirma que conservará a una parte de sus equipos trabajando desde casa, ya sea de manera total o parcial.

La variante es que los equipos de trabajo están conscientes de que es necesario regresar a la oficina para tratar temas que se despejan mejor en persona y para aminorar el impacto a la salud que dejó el distanciamiento, pero la preferencia es que se trate de un regreso de uno o dos días a la semana.

Un último apunte es que el 86% de los trabajadores encuestados respondió que ha tenido más opciones de empleo con modalidad remota, lo que sin duda seguirá motivando a los empleadores a apostar por esquemas de trabajo más abiertos que permitan atender necesidades físicas y mentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.